Dos centenares de profesionales de la medicina, la filología, la enfermería, la traducción científica y la universidad llenaron el lunes el gran salón del Eurofórum Infantes de El Escorial en la XIV Jornada Medes de la Fundación Lilly que en esta ocasión abordaba el “Lenguaje médico centrado en el paciente”.

La Iniciativa Medes (Medicina en Español) ha conseguido con estas jornadas y otras actividades una peculiar simbiosis entre el mundo médico y el filológico, con una pronunciada vertiente humanista y comunicadora; es un caleidoscopio profesional con colores complementarios y geometrías diversas que permiten ver los problemas sanitarios desde ángulos insólitos.

En la inauguración, José Antonio Sacristán, director de la Fundación Lilly, enmarcó la jornada: “Muchas veces pensamos que la humanización del sistema sanitario consiste en decorar las salas. Sin embargo, la humanización es mucho más: requiere cambios profundos, conceptuales y culturales, que pasan sobre todo por escuchar y entender al paciente, comprenderle y en último término consolarle. En medicina, las palabras son una herramienta esencial”. Ese inmenso poder de la palabra, lo que dice el médico, es en ocasiones más curativo que el propio tratamiento. “La pena -comentó Bertha Gutiérrez Rodilla, catedrática de Historia de la Ciencia en la Universidad de Salamanca- es que muchos profesionales no son conscientes de ello y prefieren refugiarse en las pruebas que realizan, en la pantalla del ordenador o en cualquier otra cosa antes que en hablar cara a cara con tranquilidad, sencillez y claridad con el paciente y sus familiares”. Empatía, escucha y respeto fueron algunas de las palabras que más se oirían en las sesiones. “Es necesario saber escuchar, ser franco en la mirada, mostrar comprensión y utilizar un lenguaje verbal basado en la persuasión, adaptado al nivel cultural del paciente y evitando los tecnicismos innecesarios”, resumió Rafael Aleixandre, del Instituto de Historia de la Medicina y de la Ciencia López Piñero (Universidad de Valencia-CSIC) y director de las jornadas junto con Bertha Gutiérrez y José Antonio Sacristán.