La inmunoterapia solo es conocida por 4 de cada 10 pacientes con cáncer, según se desprende del informe Inmunoterapia y cáncer: conocimiento, expectativas y experiencia de los pacientes, presentado en Madrid por la Fundación Más Que Ideas. Los resultados parten de un proyecto de investigación social descriptivo, que busca conocer el grado de conocimiento, percepciones y expectativas de las personas con cáncer en torno a la inmunoterapia.

El proyecto ha  obtenido 585 respuestas completas recopiladas a partir de una encuesta on-line distribuida a través de asociaciones de pacientes, sociedades científicas, profesionales sanitarios, correo electrónico y redes sociales, a mayores de 18 años con un diagnóstico de cáncer.

La iniciativa ha contado con la colaboración del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), el Grupo Español de Inmunoterapia (GEIT) de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), y el Grupo Español de Terapias Inmuno-Biológicas en Cáncer (Gética), y con el apoyo de Bristol-Myers SquibbMerck y Pfizer.

El grupo de pacientes que conoce mejor la inmunoterapia es aquel en tratamiento dentro de un ensayo clínico (62,0%), seguido de aquel que está en tratamiento estándar (44,6%) y sin tratamiento, pero con enfermedad activa (40,6%). El porcentaje de personas en remisión que dice saber cómo funciona la inmunoterapia gira en torno al 34-37%.

El informe arroja otras cifras, como que 4 de cada 5 personas con cáncer no saben en qué consisten las terapias dirigidas o que  casi la mitad de las personas encuestadas (46,2%) ignora si la inmunoterapia es una estrategia terapéutica válida para su tipo de cáncer.

Este desconocimiento es más frecuente en los pacientes en remisión (supera el 50% y llega al 60% en personas con más de 10 años en remisión) frente a pacientes en tratamiento activo (menos del 40%), mientras que son los hombres en los que se aprecia un mayor desconocimiento.

De momento la inmunoterapia se está utilizando ya en el abordaje de la enfermedad avanzada en cáncer de cabeza y cuello, de estómago, hepático, en la leucemia y el linfoma, en el melanoma, en tumor de pulmón, de riñón y de vejiga.

El futuro es alentador y por ello, José Antonio López Martín, oncólogo del Hospital 12 de Octubre, de Madrid, y presidente de Gética, y Estela Paz-Artal, del Servicio de Inmunología del 12 de Octubre y representante de SEI, se muestran esperanzados con el futuro de las investigación inmunoterápica. Hasta ahora la inmunoterapia “está orientada al linfocito T, pero hay otras células en el sistema inmune (células NK, células dendríticas…) muy importantes para generar respuestas defensivas potentes que nos ofrecen campos de mejora muy interesantes y que seguramente iremos viendo en los próximos diez años”, ha explicado Paz-Artal.