La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias pondrá en marcha a lo largo del segundo semestre del año -a partir de julio-, un programa de trasplantes de corazón en adultos, en el Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín. Dicho proyecto supone un avance importante para los pacientes que precisan este tipo de trasplante en las Islas -entre 10 y 15 al año-, y que actualmente han de trasladarse durante meses a la Península para someterse a dicha intervención.

Así lo afirmó ayer el director del Servicio Canario de Salud, Conrado Domínguez, durante la presentación del balance de donaciones y trasplantes registrados durante 2018 en el Archipiélago, en un acto presidido por el consejero de Sanidad, José Manuel Baltar, y el coordinador regional de Trasplantes del SCS, Vicente Peña.

Domínguez destacó tres razones principales que han motivado la implantación del programa de trasplantes de corazón en Canarias: Mejorar el acceso al trasplante cardíaco a los canarios; aprovechar mejor los corazones que se generan en las Islas -“porque creemos que tienen capacidad de mejora”; e incrementar el número de donantes de corazón.