El Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín, centro adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha iniciado, a través de los servicios de Hematología, Farmacia Hospitalaria y Hospitalización a Domicilio (HADO), un proyecto denominado ‘Vidaza Domiciliaria’ que permite administrar tratamiento farmacológico quimioterápico a los pacientes en su propio domicilio.

Este servicio de atención a domicilio está orientado, sobre todo, a personas enfermas de mayor edad con el propósito de “evitarles desplazamientos al hospital que puedan suponer un trastorno, tanto de índole personal, familiar o socio-económico”, señalan desde el centro sanitario. La iniciativa, que comenzó a funcionar en abril, se encuentra en fase piloto.

El objetivo de este programa, que se lleva a cabo en colaboración con la Fundación Canaria de Investigación y Salud (FUNCIS), “es demostrar la seguridad y el manejo de fármacos quimioterápicos en los domicilios de los pacientes”, con la finalidad de mejorar la calidad de vida de los mismos y disminuir las visitas hospitalarias, según el Gobierno de Canarias.

Coordinación de servicios
Las personas afectadas son valoradas en la consulta de Hematología del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín, donde se les propone la participación en el proyecto. En caso de que den su consentimiento, y tras coordinarse con el Servicio de Farmacia Hospitalaria, la unidad de Hospitalización a Domicilio es la encargada de valorar al paciente, al mismo tiempo que se garantiza el apoyo familiar. A partir de ese momento, se planifica la administración del fármaco quimioterápico en su residencia.

Una vez iniciado el tratamiento a través de esta iniciativa, se dispone de médico y enfermera de guardia localizada para cualquier complicación que pueda surgir, incluso, los fines de semana. Además, se realizan controles analíticos en los domicilios.