El Hospital Doctor José Molina Orosa de Lanzarote ha abierto recientemente una sala de simulación, un método de enseñanza «fundamental» para los profesionales sanitarios, destinada a formación médica, a través de cursos dirigidos tanto a personal nuevo como ya experimentado, y de diferentes materiales de apoyo, entre los que destacan maniquís para la docencia en Obstetricia y Ginecología.

Esta nueva sala de simulación fue inaugurada por el gerente de Servicios Sanitarios del Área de Salud de Lanzarote, Raúl Otín, y el doctor Fernando Conde, especialista en Obstetricia y Ginecología, servicios para los que ya se cuenta con maniquíes de simulación. Estos ayudan en la docencia ya que posibilitan la recreación de partos en diferentes situaciones. Por otra parte, la nueva sala se ampliará con equipamiento destinado a la práctica de reanimación cardiopulmonar, según informa el Gobierno de Canarias.

Tal como recoge este Ejecutivo canario, los métodos de enseñanza basados en la simulación son «fundamentales» en la formación de los profesionales sanitarios. «La simulación permite conocer y practicar una técnica determinada y, además, posibilita abordar situaciones clínicas cambiantes, ya que al reproducirlas en los maniquíes, que a su vez están conectados a ordenadores con aplicaciones informáticas, permite mimetizar situaciones clínicas diversas y cambiantes de acuerdo al tratamiento que se aplique», explica.

La simulación, pues, sirve para recrear situaciones similares a las que se pueden dar en la realidad. El hecho de ejecutar prácticas sanitarias sobre los maniquíes sirve para poder repetir dicha práctica tantas veces se quiera hasta que se realice con seguridad, sin poner en riesgo a un paciente.